A través de las redes sociales, varias personas me han preguntado mi opinión sobre el consumo de leche y los productos lácteos. ¿Son sanos?, ¿es obligatorio darle leche a los niños?, ¿es cierto que causa cáncer? y afirmaciones como: somos el único animal que toma leche de otro animal, etc

Ante todo quiero decir que tal y como somos los únicos animales que tomamos leche, también somos el único animal que cocina su alimento, y eso no significa que cocinar nos haga daño.

Repetidamente buscamos un único culpable a los problemas de salud que nos aquejan en la actualidad, pasó con el huevo y el colesterol hace unos años y parece que ahora le toca el turno a la leche.

Primero quiero decir que no hay ningún alimento de obligado consumo, el único alimento imprescindible es la leche materna en el primer año de vida. Esto quiere decir que si la leche y sus productos te provocan malestar o simplemente no te gustan, no es necesario que la consumas, dentro de una dieta saludable podemos encontrar el calcio en muchos otros alimentos.

En el caso de los niños, la leche es un alimento que facilita la obtención de nutrientes por dos razones:

  1. Es muy biodisponible, esto quiere decir que a través de la leche absorbemos una mayor cantidad de nutrientes, es por esta razón que se recomienda en la infancia, especialmente cuando estamos introduciendo nuevos alimentos y no son aceptados en su totalidad.
  2. Su consumo es muy sencillo, no necesita preparación o ingredientes extras y su costo es muy accesible.

También es compresible las dudas sobre su consumo, la producción a gran escala se ha vuelto tan mecanizada y centrada en ganancias que el producto final no es el mismo al que teníamos acceso hace unos años. Pero en este tema hay que tener cuidado porque no todas las leches son iguales, con esto quiero decir que si deseas consumir este alimento, lo importante es fijarse en su origen, la forma de obtención, procesado y distribución del producto. No es igual un litro de leche que un litro de leche ecológica, por ejemplo. No digo que debemos comer todos los productos ecológicos, pero esta característica es importante en alimentos de origen animal, como es la leche.

El uso de bebidas vegetales (almendra, arroz, soja) no son sustitutivas de la leche de origen animal, porque no aportan los mismos nutrientes, normalmente estas bebidas vienen enriquecidas con un tipo de calcio que no es biológicamente tan accesible como el de la leche, además algunas son muy ricas en azúcares añadidos, lo que las descartan como alimento saludable. En el cuadro siguiente están las cantidades de algunos de los nutrientes más importantes que aporta la leche de vaca y una comparación con la leche de almendra, de la cual podemos absorber hasta un 30% del calcio que contiene. Esto significa que para llegar a los requerimientos diarios tendríamos que completar la ingesta con otros alimentos ricos en calcio y aumentar las raciones.

Cuadro comparativo de leches de origen animal y vegetal

Por 100 g de producto

LECHE DE VACA ENTERA

LECHE VEGETAL (ALMENDRA)

Energía

63 Kcal

40,8 Kcal

Proteínas

3,1 g

1,2 g

Calcio

113 mg

120 mg

Ácido Fólico

6 ug

0

Azúcares digeribles

4,7 g

6,7 g

Hierro

0,1 mg

0

Magnesio

11 mg

0

Vitamina A

42 ug

0